¡Ra-ra-ra! – las porras y la identidad nacional

Si queremos saber cómo es la cultura y la psicología de un país, basta con escuchar cómo sus habitantes echan porras. Ya sea formalmente en las fiestas nacionales o casualmente durante eventos deportivos, cada país tiene una forma particular de celebrar su identidad y a su gente con frases casi ritualistas que refuerzan la unión entre paisanos. Las palabras utilizadas, la entonación, los acompañamientos como palmadas o movimientos, incluso las melodías que se utilizan para vitorear al país son un reflejo de su gente, su historia y su identidad nacional.

(Read this entry in English)

Por ejemplo, en los Estados Unidos la multitud no necesita más que el nombre de su país (“U-S-A! U-S-A!”). Simple y repetitivo, es una de las porras más populares en casi todos los países; por ejemplo, “¡Mé-xi-co!”, aunque nuestro país suele decirlo más rápido e intercalarlo con tres palmadas y silbidos. Algunos países se permiten jugar con el nombre de su país, como el “Ria-Ria-Hungária!” de Hungría. No significa nada, pero suena bien, similar a la popular porra mexicana de “chiquitibum”, inventada por un jugador de futbol al escuchar el sonido de un tren avanzando, y los demás sonidos que componen la porra simplemente se escuchaban bien juntos.

Por otro lado, hay algunos países que ocupan frases más largas y serias, casi poéticas y cargadas de significado, como Taiwán (“Tâi-wân ka-iû, chhut-thâu-thinn!”, “¡adelante Taiwán, emergeremos sobre el horizonte!”). Estas frases más largas a veces hablan del pasado político del país, como el famoso “el pueblo unido jamás será vencido” de México, o las frases nacionales de Irlanda, Escocia y Gales. Estos países tienen una relación de rivalidad fraternal, pero comparten un pasado histórico como dependencias del Reino Unido, y por eso las porras nacionales son muy similares en intención y significado. Irlanda tiene “Éirinn go Brach” (“Irlanda para siempre”), que estuvo presente en la bandera del Batallón de San Patricio y durante la independencia de la República de Irlanda. Gales tiene “Cymru am byth” (“Gales para siempre”), que es el eslogan para el partido político que busca preservar la cultura galesa. Los escoceses tienen “Alba gu bràth”, que (“Escocia para siempre”, literalmente “Escocia hasta el Juicio Final”) que fue el grito de batalla de William Wallace y es ahora una frase frecuente en los referéndums de independencia.

Polonia tiene “Niech żyje Polska!” (“Larga vida a Polonia”), pero también tiene el más poético “Jeszcze Polska nie zginęła” (“Polonia aún no está perdida”), nacida durante la Segunda Guerra Mundial como un canto de esperanza. Algunos países terminaron prohibiendo ciertas expresiones por cuestiones bélicas, como “Deutschland über alles” (“Alemania por encima de todo”) debido a que se relacionaban con el Tercer Reich. De manera similar, en España ya no se utiliza el “¡Arriba España!” porque se asocia con el franquismo. Y, siguiendo la tradición de regímenes autoritarios, los países orientales suelen ocupar imperativos, como China (“Zhōngguó jiāyóu”, “¡Vamos China!”), o Japón (“Ganbaré Nippon”, “¡Esfuérzate, Japón!”). México a veces lo ocupa (“¡Vamos México!”), pero de manera más espontánea, sobre todo al comenzar o justo antes del momento decisivo en los eventos deportivos.

Algunos países ocupan rasgos de personalidad o valores en sus porras. Por ejemplo, Italia se recuerda a sí misma tener fuerza y valor (“Forza, Italia, coraggio!”), como nuestro país se recordaría ir “¡Con todo, México!”. También son comunes los recordatorios de las capacidades del país, como en Malasia (“Malaysia Boleh!”, literalmente “¡Malasia puede!”). Esto es similar al “¡sí se puede!” de los mexicanos. Otros países ocupan el humor como parte de sus porras. Por ejemplo, una porra popular en Chile es “¡Chi-chi-chi, Le-le-le, en el mapa no se ve!”. Esto habla del humor sudamericano, que tiende a hacerse menos a sí mismo de manera cariñosa. En algunas ocasiones, la porra es un chiste interno del propio país: en Australia, un individuo entona “Aussie, aussie, aussie!” y la multitud responde “Oi, oi, oi!”. Pareciera no significar nada, pero hace una referencia a cómo hablan los australianos.

Pero uno de los gritos nacionales más populares, sobre todo en países con una amplia historia de revolución, es “Viva (el país)”. Casi todos los países tienen una variante de éste, comenzando por “Vive la France!”, que fue el grito de batalla de las muchas revoluciones en Francia. No es extraño que México adoptara el grito, debido a que también adoptó muchas de las ideas revolucionarias francesas como inspiración para su independencia, que celebramos en estas fechas.

“¡Viva México!” es una frase muy corta y sencilla, con apenas 2 palabras, 5 sílabas, 10 letras. Es una de esas frases que están siempre en la punta de la lengua de cualquier mexicano que se respete y que provocan un “¡viva!” casi automático en respuesta, en un intercambio tan natural como “gracias-de nada” o “con permiso-propio”. Es una frase tan importante que está presente en nuestras fiestas patrias, como un grito que sale al mismo tiempo de todas las gargantas mexicanas para celebrar nuestra independencia y soberanía como nación.

¿Pero qué es, realmente, “Viva México”?

¿Son palabras que sólo tienen sentido para nosotros, como las de Australia?

¿Es una petición de cambio, como la de Francia?

¿Es una declaración de nuestras capacidades, como la de Malasia?

¿Es una invocación de valor, como la de Italia?

¿Es un imperativo de perseverancia, como el de Japón?

¿Es un recordatorio de esperanza, como el de Polonia?

¿Es un eco de nuestro pasado histórico, como el de Irlanda?

¿Es un deseo de progreso, como el de Taiwán?

¿Es un grito de simple orgullo nacional, como el de Estados Unidos?

Es todo esto, y además es una celebración de nuestro país y de nosotros mismos como mexicanos. Si nosotros no nos echamos porras, ¿quién lo hará?

Una respuesta a “¡Ra-ra-ra! – las porras y la identidad nacional”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *